Mudo Social – Noticias del Perú
Economía

Atender a los ultrarricos: un negocio en auge en Australia

Perth, la gran ciudad más remota del mundo, se convierte en un punto atractivo para las oficinas familiares

Bloomberg — Peppermint Grove, un suburbio de Perth, en Australia Occidental, tiene todos los rasgos que cabría esperar de uno de los códigos postales más ricos del país: extensas mansiones junto al río, colegios exclusivos y un club náutico.

Pero últimamente hay una nueva señal de que la élite de Perth está empezando a traspasar la línea que separa a los meramente ricos de los fabulosamente ricos. Mire al escaparate de un agente inmobiliario y verá a menudo propiedades anunciadas con una frase reveladora: “Perfecto para una oficina familiar”.

Los centros financieros como Dubái, Londres, Nueva York y Singapur dominan desde hace tiempo el enrarecido mundo de las oficinas familiares, que suelen atender a un único cliente de más de US$100 millones con servicios que pueden incluir la gestión del dinero, los impuestos, las donaciones benéficas e incluso la ayuda doméstica.

Desde 2019, a medida que los ricos se hacen más ricos, el número de oficinas familiares en todo el mundo se ha más que triplicado, hasta casi 4.600 el año pasado, según el proveedor de datos de inversión Preqin Ltd.

Pero los ricos no viven sólo en las ciudades del glamour mundial. Las oficinas familiares están apareciendo ahora en lugares como Perth, en la costa del océano Índico, a 1.300 millas de Adelaida, la gran área metropolitana más cercana, y más cerca de Yakarta que de Sídney.

Número de ofinas familaires en el mundodfd

Tras un auge minero de casi dos décadas, Perth, con una población de más de 2 millones de habitantes, cuenta con 64 centimillonarios. Eso la sitúa entre las ciudades más ricas del mundo según esa medida, empatada con Estocolmo y por delante de Berlín y Dublín, según datos de la consultora ciudadana Henley & Partners.

Andrew Forrest y su familia encabezan la lista de los australianos más ricos, con una fortuna de US$29.200 millones a mediados de mayo, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. Creció en el interior del país y fundó la minera de hierro Fortescue Ltd., con sede en Perth.

Andrew y Nicola Forrest llaman a su oficina familiar Tattarang; invierte en empresas públicas y privadas y colabora con su filantrópica Fundación Minderoo. (En 2023 la pareja anunció su separación, pero dijo que no habría impacto en sus empresas compartidas). El “modelo a medida” de Tattarang ayuda a sus fundadores a financiar “empresas fuertes y sostenibles en sectores en los que creemos que tendremos el mayor impacto, por ejemplo, energías renovables, minerales críticos, agroalimentación y tecnología sanitaria”, afirma un portavoz.

Otras familias acaudaladas son menos conocidas y se han hecho su marca vendiendo herramientas a los mineros, así como a otras empresas que se han beneficiado a medida que el tamaño del sector minero se ha duplicado con creces desde el año 2000, hasta alcanzar el 13% del Producto Interno Bruto australiano.

Shaun Parkin, que ayuda a las familias a crear y gestionar sus oficinas, afirma que trabaja, o ha mantenido reuniones, con más de 20 de estas empresas, cada una de las cuales gestiona más de 200 millones de dólares australianos (US$131 millones) en activos. “Con muchas de las que me reúno, no tenía ni idea de que existiera ese nivel de riqueza”, afirma Parkin, cofundador de la consultora local Hall Road Services. “Y diría que la mayoría de la gente tampoco”.

El Triángulo de Oro

Las oficinas familiares tienen algunos atractivos universales. Suelen tener unos requisitos mínimos de divulgación de información y permiten a los ricos ejercer un férreo control. Pero en Perth hay un aliciente añadido: muchos lugareños tienen un escepticismo muy arraigado hacia los forasteros. Eso incluye sin duda a los representantes de los grandes gestores de patrimonios mundiales que quieren manejar su dinero desde muy lejos.

Consideremos al nativo de Perth Rod Jones, fundador de la empresa de educación Navitas Ltd. En 2019, un grupo liderado por la firma de capital riesgo BGH compró Navitas por 2.100 millones de dólares australianos, por lo que no era ningún secreto que Jones podría necesitar una gestión patrimonial. Pero se molestó tanto con las innumerables llamadas de profesionales lejanos que le ofrecían oportunidades o buscaban manejar sus fondos que llegó al punto de decirle a uno, sólo medio en broma: “Mire, le daré 200.000 dólares sólo para que se vaya”.

En su lugar, Jones creó una oficina familiar con cinco empleados, Hoperidge Capital. Invierte en algunos valores de primera fila, pero se centra principalmente en participaciones directas, incluido el crédito privado.

“Simplemente soy una persona que disfruta con el corte y el empuje de estar en el negocio, dedicando tiempo y esfuerzo a elegir buenas oportunidades y respaldarlas”, afirma. Los lanzamientos estereotipados le interesan poco. “Para invertir con alguien, tengo que conocerle, tengo que entenderle, tengo que conocerle, tengo que sentirme cómodo con usted”.

Otras oficinas familiares de Australia Occidental comparten este deseo de familiaridad. Muchas se agrupan a poca distancia unas de otras en lo que se conoce como el Triángulo de Oro, un exclusivo grupo de suburbios entre el río Swan y la costa.

Emilio Pagano, director ejecutivo de Lance East Office, dice que habla regularmente con más de una docena de sus colegas sobre inversiones a más largo plazo que atraigan la inclinación empresarial de sus clientes. Lance East gestiona el dinero y la filantropía de Laurence Escalante, fundador de VGW Holdings Ltd., una empresa de juegos de azar en línea, que posee una fortuna personal de unos 2.000 millones de dólares, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Los clientes de las oficinas familiares suelen sentirse cómodos con el riesgo debido a la herencia minera de Australia Occidental, según Pagano. “Piense en cómo se desarrolla la minería”, dice. “Te vas al medio de la nada, partiendo de la capital más remota del mundo. Y luego, desde allí, conduces 3, 4, 500 kilómetros y empiezas a buscar en el desierto activos mineros y a excavar”.

A pesar de todas las oportunidades, una ubicación remota plantea un reto: ¿dónde encontrar el personal con los conocimientos necesarios para competir o negociar con los peces gordos de las finanzas? Perth sólo cuenta con 13.000 directivos o profesionales de servicios financieros a tiempo completo, frente a los 108.000 de Sídney, según las cifras del censo.

Las oficinas familiares suelen estar dirigidas por un director general o jefe de inversiones y hasta 10 empleados. Los iniciados dicen que el puesto más alto tiende a recaer en alguien que ha trabajado en las operaciones comerciales del fundador y ya es un asesor de confianza.

Los directores generales suelen llevarse a casa un salario de entre 396.001 y 500.000 dólares australianos, con una bonificación anual adicional de entre el 21% y el 30%, según un informe de la consultora KPMG y la empresa de contratación de family offices Agreus Group. Eso es más que sus homólogos en Europa, aunque menos que en Estados Unidos. (El informe no desglosa los salarios de Perth, pero los ejecutivos del sector afirman que son comparables en términos generales).

PUBLICIDAD

Parkin, asesor de oficinas familiares, afirma que la contratación tiene que ser “un poco más imaginativa” en Perth. A menudo rastrea los perfiles de LinkedIn en busca de personas que crecieron o asistieron a la universidad allí y que podrían estar dispuestas a regresar.Él conoce bien la transición: Trabajó en finanzas en Londres, tuvo un alto cargo en State Street Global Advisors en Sídney y se trasladó de nuevo a Perth, la ciudad natal de su esposa, para estar cerca de la familia. El estilo de vida más relajado es otro atractivo. En Perth, los días suelen empezar y terminar temprano, y algunas de las mejores playas del mundo están a un corto trayecto en coche.

Pero también hay otro ángulo en el terreno de juego. Las oficinas familiares trabajan directamente con multimillonarios y centimillonarios, lo que da a los asesores un mayor peso en las decisiones. “Probablemente no tendrías acceso si formaras parte de una empresa más grande”, dice Parkin.

El sector mira ahora hacia la próxima generación. Los magnates mineros de hoy traspasarán algún día sus empresas o su patrimonio a sus hijos. En una economía en auge, las oportunidades en los sectores de la construcción y los servicios podrían crear la próxima ronda de clientes de las oficinas familiares.

Tayyab Mohamed, cofundador de Agreus, afirma que el mercado podría crecer mucho más: “No me sorprendería que en unos años Perth se convirtiera en un ecosistema bullicioso”.

Related posts

Recaudación nacional retrocedió 14,7% interanual en marzo del 2023

Maco

Si EE.UU., China y Europa entran en recesión de forma simultánea provocarían una crisis mundial

Maco

Buena pro para ejecución de vía del Aeropuerto de Chinchero se otorgará en marzo

Maco

Leave a Comment