Mudo Social – Noticias del Perú
Economía

El PIB alemán vuelve a asomarse al abismo tras los avisos de una industria que no sale del atolladero

La históricamente todopoderosa industria alemana no logra salir del atolladero. El cambio de paradigma que han supuesto el fin del gas ruso barato y el impulso de China a la innovación en su producción, amén de las fuertes subidas de los tipos de interés en los últimos dos años, siguen dificultando que el renqueante sector encuentre la luz. Esto afecta gravemente a una economía estancada que apenas ha conseguido superar sus niveles previos a la pandemia. Aunque se había generado cierto optimismo con una recuperación cíclica en la segunda mitad de año más allá de los grandes desafíos estructurales, la batería de datos industriales de mayo conocidos la semana pasada complica bastante que el producto interior bruto (PIB) dé una alegría en el segundo trimestre del año. Una lectura que el órgano estadístico federal alemán (Destatis) publicará el próximo 30 de julio como dato preliminar.

El pasado jueves se conoció que la cartera de pedidos de la industria manufacturera alemana retrocedió en mayo, por quinto mes consecutivo, un 1,6% respecto a abril, muy por encima de lo esperado por los economistas. En términos interanuales, la caída fue de 8,6% corregidos, según los datos avanzados por Destatis. El viernes, el golpe llegaba con el dato de producción industrial. En términos desestacionalizados, el sector industrial produjo en mayo un 2,5% menos que en abril, cuando se esperaba un dato plano. La caída deja la producción bajando un 0,4% en lo que va de año y un 11,5% por debajo de su nivel anterior a la pandemia. En términos interanuales, la producción industrial baja casi un 7%.

El retroceso en la producción fue generalizado en todos los sectores, con descensos especialmente importantes en los de la automoción (-5,2% intermensual) y maquinaria y equipo (-5,9%). La producción de la construcción también cayó significativamente (-3,3%) después de haber sido impulsada por los efectos climáticos favorables a principios de año. Por el contrario, la industria intensiva en energía aumentó ligeramente (+0,2%), otorgando un magro consuelo, pero se mantuvo muy por debajo de su máximo anterior a la guerra de Ucrania.

“En general, los datos de mayo confirman que la industria alemana sigue de capa caída y que la producción puede seguir bajando en los próximos meses. Las encuestas sobre pedidos de exportación se han recuperado un poco últimamente, pero siguen apuntando a una contracción de la producción industrial. Por su parte, los pedidos de la industria nacional se acercan a un mínimo histórico, lo que sugiere que la demanda interna sigue siendo débil. Mientras tanto, la caída de los precios de la vivienda y los tipos de interés, aún elevados, seguirán pesando sobre la actividad de la construcción durante algún tiempo”, explica Franziska Palmas, economista sénior para Europa de Capital Economics.

A la hora de interpretar el importante descenso de la producción en mayo, hay que tener en cuenta que las cifras de producción siempre están influidas por efectos especiales, incide Ralph Solveen, economista de Commerzbank. Por ejemplo, la cifra de mayo puede haberse visto influida negativamente por un efecto calendario en mayo (las vacaciones de los jueves, por ejemplo, permiten a muchos empleados tomarse un día libre los viernes). Es posible que esta circunstancia no se haya tenido plenamente en cuenta en el ajuste estadístico de los efectos de calendario. Por tanto, es muy posible que en junio se registre de nuevo un aumento significativo. Sin embargo, avisa Solveen, esto no debería cambiar el hecho de que la producción cayó en el segundo trimestre. “Esto aumenta la probabilidad de que la economía alemana, tras el ligero aumento de principios de año, haya vuelto a hacer aguas en primavera, como venimos esperando desde hace tiempo”, advierte.

Alemania volvió a registrar un crecimiento positivo en el primer trimestre de 2024 (+0,2% intertrimestral, como en Francia), ligeramente por debajo de la zona del euro (+0,3% intertrimestral). No obstante, esta cifra se evalúa de forma diferente si se tienen cuenta la contracción del PIB del 0,5% observada en el cuarto trimestre de 2023. Por tanto, el PIB del primer trimestre de 2024 es un 0,3% inferior al del tercer trimestre de 2023. El PIB se sitúa incluso un 0,1% por debajo del nivel de actividad del primer trimestre de 2022 (es decir, antes de que comenzara la guerra en Ucrania), lo que pone de relieve el hecho de que Alemania se encuentra entre los países que más han sufrido el aumento de los precios de la energía. Esta caída se debe en gran medida a la industria, cuya producción se mantuvo, de media en el primer trimestre de 2024, casi un 5% por debajo del nivel observado en febrero de 2022.

Related posts

Puno: American Lithium priorizará proyecto de litio Falchani

Maco

Volcan aprueba escisión de su negocio en Puerto de Chancay, pero Glencore rechaza resultados

Maco

ENVÍOS DE LA REGIÓN TACNA AL MUNDO SUMARON US$ 315 MILLONES 880 MIL

Maco

Leave a Comment