Mudo Social – Noticias del Perú
Internacional

Hizbulá amenaza a Israel con ataques más “intensos” y “fuertes” en pleno aumento de la escalada en la frontera libanesa

El Ejército israelí ha confirmado que el ataque aéreo sobre el sur del Líbano de la pasada madrugada acabó con la vida de Talib Sami Abdulá, un alto comandante del partido milicia chií libanés Hizbulá. Esta ha sido la muerte de la figura más importante desde que el pasado mes de octubre comenzara el cruce de ataques entre ambos. Las tensiones y los bombardeos en la frontera han aumentado en las últimas semanas, y tras este ataque el grupo proiraní libanés ha reconocido que no se contendrá en su contestación. Un primer ataque sobre Israel con más de 160 cohetes solo en la mañana de este miércoles ha sido el preludio de lo que llegará, según Hashem Safieddine, responsable de Hizbulá, que ha asegurado que aumentarán la “intensidad, la fuerza y la cantidad” de sus operaciones contra Israel.

Según Tel Aviv, este comandante de una de las tres divisiones regionales en el sur del Líbano estuvo detrás de muchos de los ataques lanzados contra el norte de Israel, en especial contra la ciudad de Kiryat Shmona y las posiciones de las tropas en los Altos del Golán, una región siria ocupada por Israel desde 1967. Además, afirman que Abudlá estuvo involucrado en la guerra entre Líbano e Israel del año 2006. “Durante muchos años, planeó, promovió y llevó a cabo una gran cantidad de ataques contra civiles israelíes”, dice el comunicado castrense israelí.

La respuesta de Hizbulá se produjo de maneta inmediata. Durante la mañana de este miércoles Israel detectó más de 160 cohetes cruzando los cielos del norte del país. A lo largo del día esta cifra ha aumentado hasta los 200 proyectiles. El Ejército israelí ha asegurado que la mayoría de los cohetes han sido interceptados, aunque los que sí han impactado han provocado incendios en lugares como el bosque de Biriya, hasta donde se han tenido que trasladar equipos de extinción. Con todo, los servicios de emergencia no han registrado víctimas ni heridos.

Se trata de uno de los mayores ataques lanzados en número y alcance desde territorio libanés. Pese a la respuesta, Hizbulá ya ha reconocido que no se quedará de brazos cruzados y Safiedine ha dicho durante el funeral del comandante que “incrementará la intensidad, la fuerza, la cantidad y la calidad de sus operaciones”. “Si el enemigo grita y llora por lo sucedido en el norte de Palestina, que se preparen para llorar y penar“, ha añadido antes de asegurar que Israel “se equivoca” si cree que matar a miembros del grupo les debilitará. “Si el mensaje del enemigo es que busca socavar nuestra determinación para que demos marcha atrás, debe saber que nuestra respuesta es final e inevitable”, ha manifestado.

Las hostilidades comenzaron el 8 de octubre, un día después del atentado de Hamás en Israel y tras el inicio de la ofensiva sobre Gaza del Ejército israelí que ya se ha cobrado más de 37.000 personas. Hizbulá dice actuar en solidaridad con los palestinos y, apoyados por Irán, reconocen que mantendrán la presión contra Israel para obligarles a tener que diversificar sus fuerzas en varios frentes. El cruce de ataques se ha intensificado en las últimas semanas, lo que hace temer una guerra entre las partes, ya que el ala ultraderechista del Gobierno de Netanyahu habla abiertamente de emprender acciones directas contra Líbano.

Mientras la tensión aumenta en la frontera entre Líbano e Israel, la ofensiva en Gaza continúa y los movimientos diplomáticos de la última semana para llegar a un alto el fuego continúan estancados. La propuesta de tregua de Estados Unidos que fue aprobada este lunes por el Consejo de Seguridad de la ONU, y que ofrece a Israel y Hamás un plan de tres fases de seis semanas de duración para poner fin a la guerra en Gaza, no es seguro que termine siendo aprobada.

El grupo islamista Hamás junto con la Yihad Islámica emitieron este miércoles una respuesta “positiva” al plan de alto al fuego, aunque plantearon un “nuevo calendario” y ciertos cambios que han sido recibidos por Israel y EEUU como una negativa al acuerdo. Según medio de Israel, funcionarios israelíes daban por “rechazado” la tregua por parte de Hamás, ya que esas modificaciones solicitadas cambiaban elementos sustanciales del acuerdo. Se referían así a la retirada permanente de las tropas de Gaza, algo que se recoge en el plan de Biden pero que Israel niega que vaya a ocurrir.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha culpado desde Doha (última parada de su octava gira por Oriente Próximo) a Hamás de impedir que se llegue a un acuerdo al pedir “numerosos cambios”, ya que considera que algunos de ellos no son “viables”. Blinken añadió ante la prensa que se llega a un punto en una negociación “en el que si una parte sigue cambiando sus demandas, incluso haciendo demandas e insistiendo en cambios para cosas que ya habían aceptado, tienes que preguntarte si están procediendo de buena fe o no“.

Related posts

Ucrania anuncia cifra de bajas en sus filas, aquí los detalles

Maco

Rusia destruye sistemas de misiles antibuques ucranianos Harpoon

Maco

6 de enero: un año después, persisten las falsedades sobre la invasión al Capitolio

Maco

Leave a Comment