Mudo Social – Noticias del Perú
Medio Ambiente

Alex Honnold lidera la primera ascensión por la ciencia a uno de los acantilados marinos más altos del Ártico

Luchando contra la roca suelta, las temperaturas bajo cero y las tormentas repentinas, dos de los escaladores más célebres del mundo, Alex Honnold y Hazel Findlay, completaron una notable primera ascensión a uno de los monolitos más altos del planeta, una remota pared de roca de 1143 metros metros en el este de Groenlandia, y alcanzaron la cumbre el martes a mediodía.

Conocida localmente como Ingmikortilaq (Ing-mik-or-tuh-lack), que en groenlandés significa “el separado”, la formación recibe el nombre de la península en la que se encuentra. Este imponente contrafuerte de granito-gneis se eleva directamente sobre las aguas heladas del fiordo Nordvestfjord, en la zona de la isla del Scoresby Sound. Antes, este fiordo era uno de los acantilados más altos del mundo sin escalar.

“Nos salimos literalmente del mapa para llegar a esta pared”, dijo Honnold vía teléfono satelital desde el campamento base del equipo, refiriéndose a los mapas náuticos que el equipo había estado siguiendo, que no ofrecían detalles sobre el fiordo donde se encuentra Ingmikortilaq. “Definitivamente es una de las primeras ascensiones más grandes que he hecho, y una de las más estresantes debido a lo peligrosa que era la escalada”.

Y es aquí donde entran en juego Honnold, Findlay y el escalador profesional Mikey Shaefer, tres superestrellas del mundo de la escalada. Su plan es ayudar a Heidi Sevestre, una glacióloga francesa que trabaja en el Programa de Vigilancia y Evaluación del Ártico, a acceder a los glaciares y los fiordos más remotos, así como al casquete de hielo de Renland, situado en una meseta de alta montaña cerca de Scoresby Sound. Los científicos especulan con la posibilidad de que sea menos sensible al cambio climático debido a su altitud, pero carecen de datos actuales a nivel del suelo para apoyar esta teoría.

“El este de Groenlandia es una de las partes más remotas y menos estudiadas del Ártico, lo que la hace muy importante desde el punto de vista científico”, dijo Sevestre. “Necesitamos desesperadamente datos científicos de esta región. Estudiar los fiordos, los glaciares, las capas de hielo, aportará tantos datos a la comunidad científica que la contribución habrá sido extremadamente positiva”.

Para acceder al casquete de hielo de Renland, el equipo tuvo que realizar un desalentador ascenso por un monolito de 457 metros conocido como Pool Wall. Utilizando el sistema de clasificación que utilizan los escaladores para describir la dificultad de una ruta, Honnold calificó su primer ascenso a la pared de la piscina como 5,12c, lo que representa una escalada difícil para un escalador experimentado. Pero Honnold dice que ese número desmiente la experiencia total. “No hace justicia a lo que supone en realidad la pared”, dijo, señalando la gran extensión que había que escalar y las condiciones. “Hacía 20 grados F [-6ºC], y la escalamos durante una tormenta de nieve”.

Related posts

Senamhi: Niveles de agua del Lago Titicaca desciende a récord no visto en 27 años

Maco

El calentamiento global superará el límite crucial de 1,5ºC para 2027, según vaticinan los expertos

Fukushima: Japón anuncia que verterá al mar aguas radioactivas este año

Andres Vanegas

Leave a Comment