Mudo Social – Noticias del Perú
Medio Ambiente

España es uno de los países de la UE que más plásticos reciclados usa pero también en el que más se tiran directamente al vertedero

España es uno de los países de la UE que más ha incrementado en los últimos años el reciclaje y reutilización de plásticos reciclados pero, al mismo tiempo, sigue siendo el lugar donde más se arrojan directamente a la basura, de modo que llegan mezclados al vertedero, o se envían a la incineración, con las consecuentes emisiones de CO2. Estas dos conclusiones, aparentemente paradójicas, figuran en el último informe sobre la situación de la economía circular de los plásticos en España en 2022 elaborador por Plastics Europe, una plataforma sectorial que reclama políticas para estos materiales sean sostenibles e incentivos para su reutilización.

En un momento en el que las leyes de la UE van destinadas a eliminar el uso de plástico, como por ejemplo en cubiertos o envases en restaurantes o con respecto a los pellets y resto de microplásticos o con un impuesto al plástico recientemente creado en España para disuadir de su uso, este sector europeo está unido para dar una vida circular a los plásticos, de modo que también puedan contribuir a la reducción de emisiones de CO2 y un uso sostenible.

En España, la producción de materias primas plásticas se redujo en 2022 un 12,2% y la proporción de plásticos circulares en la producción total fue del 21,7% una proporción superior al 19,7% de media europea. Según este informe, España se situó como “líder europeo” por lo que respecta al uso de plásticos reciclados, con un 22, el doble del dato europeo, que fue del 12,6%.

También como punto positivo, la recogida y tratamiento de plásticos desechados fue por primera vez selectiva en lugar de mixta, una modalidad separada por la que se recicla hasta ocho veces más. Esta mejora de la recogida incrementó la cantidad de plásticos reciclados, que en 2022 superó el millón de toneladas. La tasa española de reciclaje fue del 38%, la segunda de Europa.

En el lado más negativo y a pesar de estas buenas notas en el descenso de producción de plásticos y aumento de reciclaje, España se situó también “muy por encima de la media” de la UE por lo que respecta a los niveles de depósitos de plástico en los vertederos, es decir, aquellos que se mandan a la basura en lugar de a reciclar. En 2022, aumentó un 2,5%. Esta, dice el informe, “sigue siendo una asignatura pendiente para España” porque, unido a su dato de incineración, que en 2022 fue un 22,8% superior, “evidencia que aún se están desperdiciando valiosos esenciales para la transición del sector”, dice Plastics Europe.

Dentro de esta estrategia de pedir una regulación específica incentivos para dar una segunda vida a los plásticos, una delegación de Plastics Europe ha presentado su informe este lunes en el Congreso a diputados de distintos partidos políticos, portavoces de sus comisiones de Transición Ecológica e Industria y también ante el comisionado para la Economía Circular del Ministerio para la Transición Ecológica, Alejandro Dorado.

A finales del año pasado, la industria europea del plástico presentó una estrategia para la transición de este sector que advierte de que de momento los plásticos siguen siendo “irremplazables” y “esenciales” para muchos sectores y que a lo que tiene que ir la UE es a crear un ecosistema de plástico sostenible para frenar la pérdida de competitividad internacional frente a estos materiales que llegan de Estados Unidos y China.

El sector europeo del plástico se ha fijado como objetivos reducir las emisiones que provoca en un 28% para 2030, hasta las cero emisiones netas en 2050 y una sustitución gradual de plásticos de origen fósil que llegue al 25% en 2030 y al 65% en 2050. El coste que calcula es de 235.000 millones y pide “apoyo político explícito” para que se establezca en la UE un sistema común de gestión de residuos e inversiones para infraestructuras de reciclaje químico.

Volviendo a España, en el ciclo de vida del plástico en 2022 ya se empleaban para su producción materiales reciclados por distintas tecnologías junto a las materias primas fósiles, que aquel dieron lugar a una producción de plásticos de 5.284 kilotoneladas (kt), un 2,4% menos, de los cuales el 78.3% fue todavía de origen fósil.

En 2022 la posterior transformación de plásticos en productos y componentes fue un 4,2% mayor, hasta los 4.411 kt, de los que el 75,5% tiene origen en materias primas fósiles. Aquel año, descendió el consumo un 0,9% de consumo, en total 4.484 kt.

Los que en 2022 se destinaron a la recogida y reclasificación, aumentaron un 13,7%, hasta 2.920 kt -equivalentes casi a la mitad de los plásticos en uso-. De ahí, el 21,6% se envío a reciclar (1.119 kt) y otros 1.801 kt, se desecharon, bien en vertederos (un 2,5% hasta los 1.128 kt) y a incineración (673 kt, un 22,8% más).

Por sectores, la agricultura fue el segundo que más utilizó y el primero en reciclarlos (43,4% de 348 kt), seguido del primer usuario, el sector de la edificación y construcción, que recicló el 29,4%). Tanto en uso como en reciclaje, les siguieron el sector de la automoción, de los artículos para el hogar, el ocio y el deporte y el equipamiento eléctrico y electrónico.

Related posts

Minam: empatía ambiental es clave para formación en valores a favor de vida y naturaleza

Alba Luz Rueda Vargas

Israel vive su invierno más seco en 60 años y con riesgo de sequía

Cómo el Ser Humano destruye el Planeta: una imagen vale más que 1000 palabras

Maco

Leave a Comment