Mudo Social – Noticias del Perú
Medio Ambiente

Lo que un mar desaparecido puede enseñarnos sobre la vida después de un desastre medioambiental

Hoy en día, el pueblo de Karauzyak, al oeste de Uzbekistán, es un lugar polvoriento. Rodeado de un paisaje árido de matorrales secos y suelos salinos, es difícil creer que el pueblo estuvo una vez a orillas de un río crecido, a 50 kilómetros de la orilla del cuarto lago más grande del mundo. En los últimos 50 años, ese lago, el mar de Aral, se ha secado casi por completo, en lo que a menudo se denomina el “peor desastre medioambiental del mundo”. Ahora es difícil cultivar casi nada en Karauzyak, salvo Atriplex, o arbusto salado.

En una parcela de 3,5 hectáreas cercana al pueblo, un equipo de investigadores japoneses cultiva esta planta amante de la sal, conocida científicamente como un halófilo, para ver si puede ser un cultivo viable para los agricultores de la región e incluso alimentar una pequeña industria láctea. Han alimentado con ella a las vacas de una granja cercana y han descubierto que ayuda a retener la escasa humedad del suelo sediento, y que puede cultivarse sin necesidad de grandes cantidades de fertilizantes.

Mientras sostiene una ramita verde y polvorienta de Atriplex, Kristina Toderich, experta en halófilos de la Universidad de Tottori (Japón), explica por qué esta planta amante de la sal entusiasma a científicos como ella: “No necesita agua. No necesita nada”.

Toderich es una de las investigadoras principales de un proyecto que utiliza el antiguo lecho marino y el delta fluvial cercano como laboratorio viviente. Forma parte de una iniciativa japonesa más amplia de ayuda exterior y colaboración científica llamada SATREPS. En colaboración con el servicio hidrometeorológico de Uzbekistán, el UZGIP, los investigadores están recopilando datos climáticos en tiempo real e imágenes por satélite para comprender mejor las condiciones de la zona del mar de Aral: cuánta agua queda, a qué velocidad está desapareciendo y qué tipo de cultivos se cultivan allí.

Según Kenji Tanaka, hidrólogo que estudia los efectos del cambio climático en los recursos hídricos y director del proyecto SATREPS, a partir de los resultados están elaborando un modelo de agricultura sostenible en la región, recomendando a los agricultores que adopten nuevos métodos de irrigación y planten cultivos más resistentes a la sal y la sequía.

“¿Qué zonas están secas? ¿Qué zonas tienen suficiente agua?”. Respondiendo a estas preguntas, dice Tanaka, “podemos distribuir el agua realmente donde la necesitan”.

La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación ha advertido de que una superficie del tamaño de Asia Central se ha degradado por la sequía, la salinización y el uso excesivo desde 2015. Al aprender lo que puede crecer en el mar de Aral, SATREPS podría aportar soluciones para otras partes del mundo que se enfrentan a problemas similares, desde la cuenca del lago Chad en África occidental hasta el Gran Lago Salado en Utah, Estados Unidos.

A partir de la década de 1960, las autoridades soviéticas desviaron los ríos que desembocaban en el mar de Aral para producir algodón en los campos cercanos. Sin ríos que rellenaran regularmente el mar, el gran lago empezó a evaporarse, los niveles de agua cayeron en picado y el mar en retirada dejó tras de sí un suelo cada vez más salino en el que no podían crecer los cultivos habituales. En la actualidad, se sigue cultivando algodón en una región árida que recibe una media de sólo 10 centímetros de lluvia al año.

No está claro si el Gobierno uzbeko adoptará las recomendaciones del equipo SATREPS. Pero hasta ahora, el país parece abierto al cambio; el presidente Shavkat Mirziyoyev, que prometió flexibilizar las rígidas políticas de la era soviética de su predecesor, Islam Karimov, puso fin al requisito de que todos los ciudadanos uzbekos recojan algodón si son llamados, y ha hablado en las Naciones Unidas sobre los efectos de la desertificación y la degradación de la tierra en su país.

El cambio climático hace que estas adaptaciones sean aún más urgentes. La temperatura media de la cuenca del Aral ha aumentado unos dos grados centígrados desde 1968. Y la propia contracción del mar de Aral ha afectado al clima; al desaparecer el agua, el aire se volvió más seco y perdió el efecto refrigerante del lago cercano, creando un bucle de retroalimentación que dio lugar a un tiempo más caluroso y seco. Las tormentas de arena esparcen ahora polvo y metales pesados tóxicos por los pueblos cercanos, mientras que la retirada del agua ha provocado una acumulación de sales en el suelo.

El proyecto de Tanaka tiene varios componentes. Además del Atriplex, los investigadores de SATREPS están plantando cultivos como sorgo, judía mungo y amaranto en parcelas de prueba para saber cuáles pueden sobrevivir mejor en suelos secos y salinos. Hasta ahora, han desarrollado variedades prometedoras de trigo y cebada de invierno.

También están recogiendo datos por satélite para medir las precipitaciones, la radiación solar y la humedad del suelo en la región de Aral, que pueden utilizarse para ayudar a los agricultores a decidir qué cultivos plantar o cuándo regarlos. Este tipo de análisis en tiempo real, conocido como agricultura de precisión, ya se utiliza ampliamente en Japón. Tanaka espera que, al proporcionar los datos gratuitamente a partir del año que viene, el proyecto SATREPS pueda ayudar a empresas y organismos públicos a desarrollar herramientas que los agricultores puedan utilizar a la hora de planificar sus estrategias de riego.

Related posts

Loreto: Minam declara en emergencia la gestión y manejo de residuos sólidos en Punchana

Conoce más sobre las Reservas Comunales: ¿Qué son, cuántas hay y a quienes beneficia?

Maco

¿Por qué Alemania, Noruega y Reino Unido se alarman por “potenciales impactos” de una ley peruana?

Maco

Leave a Comment