Mudo Social – Noticias del Perú
Regional

Delicias calientes y nutritivas: estas sopas peruanas son ideales para combatir el frío

Por Luis Zuta Dávila

El frío arrecia conforma avanza el otoño y se aproxima el invierno, trayendo consigo infecciones respiratorias y otras enfermedades derivadas de las bajas temperaturas. En este contexto, las sopas se convierten en el plato más deseado por la población y en el Perú, afortunadamente, existe una vasta oferta de deliciosos y, sobre todo, nutritivos potajes regionales preparados con insumos que son considerados auténticos superalimentos.

Estos ingredientes les confieren a estas suculentas sopas la capacidad de fortalecer nuestro sistema inmune frente a las enfermedades, inyectar las calorías necesarias para afrontar en buenas condiciones la jornada laboral y de estudios, reponer energías tras la ardua faena cotidiana y brindarnos el confort térmico necesario para contrarrestar las bajas temperaturas.
A continuación, conoce deliciosas sopas regionales preparadas con superalimentos peruanos y que son ideales para combatir el frío.

Caldo de gallina

Este plato se ha convertido en uno de los embajadores de la gastronomía peruana, a la par del ceviche, el pollo a la brasa, el lomo saltado o la causa, y aunque se puede consumir todo el año es, sin duda, el preferido en otoño e invierno por sus notables atributos nutricionales y confort térmico sumados a su irresistible sabor que cautiva paladares.

Es tan popular este potaje que hay restaurantes que lo ofrecen las 24 horas y es muy demandado por personas que trabajan de madrugada y quienes han asistido a una fiesta o celebración permaneciendo hasta el amanecer. Y también es preferido por quienes quieren recuperarse de alguna enfermedad, sobre todo respiratoria en temporada de bajas temperaturas.

El caldo de gallina tiene, como su nombre lo indica, a la carne de esta ave como protagonista estelar que se sirve en generosas presas (pierna, pecho y ala o entrepierna) que se comparten espacio con rodajas de papa amarilla o huayro, fideos gruesos, huevo sancochado y pedazos de kion que se cocinan en agua para generar un caldo consistente que es considerado un “levanta muertos”. Al servirse se decora con hojas de cebolla china picadas y se le puede agregar maíz tostado o “cancha” y zumo de limón al gusto.

Sopa a la minuta

Introducida en la gastronomía peruana por inmigrantes italianos en el siglo XIX, esta sabrosa sopa se ha convertido en uno de los platos más reconocidos en nuestro país, siendo una excelente opción para los días más fríos.

Este reconfortante manjar es también ideal cuando se busca algo rápido y sencillo, dado que tiene como ingredientes carne de res molida, papa picada en pequeños trozos, así como una porción de fideo cabello de ángel que se suman a un aderezo previo elaborado con pasta de tomate, cebolla picada, ají amarillo molido, aceite vegetal, sal, pimienta, comino, hojas de laurel y orégano picado al gusto. Se le puede añadir dos huevos crudos e ir removiendo hasta que se cocinen en el caldo.

Aguadito de pollo

Conocido popularmente como “levanta muertos”, este plato consumido en casi todo el Perú aporta 217 calorías y tiene como insumo protagónico al arroz, alimento de origen asiático que se incorporó con éxito y está muy presente en la vasta y variada gastronomía peruana.

El primer órgano que se beneficia con el consumo del arroz es el intestino, debido a que su fibra alimenticia cumple una función reguladora muy importante en el tránsito intestinal y no resulta irritante para las mucosas del intestino.

El consumo regular de arroz puede ejercer cierta protección frente al cáncer, especialmente de colon, mama y próstata, gracias a la acción de varios de sus componentes. El primero de ellos es su fibra insoluble, que al acelerar el tránsito digestivo ayuda a reducir el efecto de ciertas sustancias cancerígenas sobre las mucosas del intestino. Esta protección está potenciada por la acción del selenio, que protege el sistema inmunitario y evita la formación de radicales libres.

El posee triptófano, un aminoácido presente en las proteínas, así como magnesio y vitaminas del complejo B, esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso y la producción de energía.

Otros ingredientes de este aclamado potaje son papa, maíz, ajo, cebolla, culantro, espinaca, tomate, zanahoria, aceite vegetal, pimienta negra, arveja, sal, pollo y sus vísceras o menudencia.

Sopa de pollo

Esta deliciosa sopa, presente en casi todos los hogares, tiene como protagonista a la pechuga de pollo y la zanahoria.

La zanahoria es una de las hortalizas más nutritivas al ser una fuente excelente de vitaminas antioxidantes C y E, así como una alta concentración de carotenos que le confieren su intenso color naranja.

Estos compuestos protegen de las enfermedades cardiovasculares y del cáncer. Los carotenos reducen la incidencia de las cardiopatías en un 45%, fomentan la buena visión y contribuyen a mantener los pulmones sanos, por lo que es fundamental en la dieta de las personas que padecen enfermedades respiratorias.

La zanahoria es también rica en fibra y minerales como calcio y potasio. Puede consumirse al vapor o cocida, pero se recomienda fresca para aprovechar el falcarinol, un fitonutriente que previene algunos tipos de cáncer, como el de mama, colon y pulmón.

Por su parte, el kion o jengibre es una planta de la familia de las zingiberáceas, cuya raíz es un rizoma horizontal muy apreciado por sus diversas propiedades nutricionales y medicinales.

El rizoma de la planta es rico en vitaminas C, B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico) y E, así como minerales como calcio, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, potasio, sodio y zinc. De esta manera, el kion constituye un superalimento que contribuye a fortalecer el sistema inmune de nuestro organismo.
El jengibre tiene una larga historia de uso en la medicina tradicional y alternativa para tratar los síntomas de la gripe, el resfriado y otras afecciones respiratorias, gracias al efecto antiinflamatorio, descongestionante y antioxidante del gingerol, su principal componente bioactivo.

Asimismo, ayuda a la buena digestión, alivia las náuseas y vómitos después de una operación y en los pacientes con cáncer que se someten a quimioterapia. La preparación de esta saludable sopa se complementa con apio, cebolla y finas hierbas.

Patasca

Esta sopa es un plato tradicional y emblemático de la sierra central y se prepara con dos superalimentos: el mote y el ají verde, conocido también como ají amarillo o ají escabeche.

El mote es un tipo de maíz de grano grande que se suele consumir cocido y posee un gran valor nutricional al aportar vitaminas A y del complejo B como la B1, B3 y B9 que ayudan al funcionamiento del sistema nervioso central.

Asimismo, aporta minerales como magnesio, calcio, hierro y fósforo, así como carbohidratos saludables que aportan energía y contribuye a saciar el apetito. Y otro beneficio del mote es que no contiene gluten, por lo que es ideal para prevenir la diabetes o tratar esta enfermedad.

Por su parte, el ají amarillo es uno de los embajadores de las cocinas regionales en Perú. El ají aporta vitaminas A, B y C, así como el compuesto capsaicina que contribuyen al buen funcionamiento del sistema digestivo, evitando las infecciones intestinales y ayuda a combatir el colesterol. Asimismo, el ají es un vasodilatador, por lo que ayuda a mejorar la circulación sanguínea y evitar problemas cardiovasculares y la artritis. Otros ingredientes de este suculento plato regional, que aporta 131 calorías, son: mondongo, aceite, ajo, sal, pimienta, orégano, hierbabuena y perejil.

Chupe de camarones

Aunque se sirve como plato principal, en realidad es una sustanciosa sopa ancestral que proviene de tiempos preincas y que ha evolucionado con el tiempo. Tiene como insumo estelar a los grandes camarones que se pescan en los caudalosos ríos que surcan los valles arequipeños, los cuales se mezclan armoniosamente con papas, choclos, habas, arvejas, zanahoria, integrados con un aderezo a base de ajos, cebolla, tomate y aceite. A la preparación se le agrega leche, huevos escalfados y queso en trozos.

Esta exquisitez de la cocina arequipeña cautiva a todo aquel que lo prueba y traslada los sentidos a la bella región del sur peruano.

Chupe de quinua

La quinua es el insumo principal de este plato emblemático de la cocina ayacuchana. Se trata de un superalimento altamente nutritivo.

Es un grano ancestral andino que aporta proteínas, ácidos grasos insaturados y minerales. Por su contenido de fibra, superior al 6 % del peso del grano, favorece el tránsito intestinal, estimula el desarrollo de bacterias benéficas y ayuda a prevenir el cáncer de colon. Es un alimento libre de gluten, apropiado para los celiacos o personas que no pueden consumir trigo y sus derivados.

Otros insumos de esta sopa regional, que aporta 219 calorías, son ajo, cebolla, orégano fresco, tomate, aceite vegetal, leche evaporada, queso fresco, huevo, pimienta negra, sal, habas frescas.

Chupe de olluco

En este plato emblemático de la gastronomía de Arequipa tiene como insumos estelares al olluco y la papa, cultivados desde tiempos ancestrales en el Perú.

El olluco es un tubérculo delicioso que aporta vitaminas A, del complejo B (B1, B2 y B3) y C, además de minerales como calcio, hierro fósforo que son claves para el organismo en su integridad. Aporta muy pocas calorías dado que contiene más de 80% de agua y poco almidón, por lo que es un alimento ideal para evitar el sobrepeso.

Por su parte, la papa es uno de los mayores aportes alimentarios del Perú al mundo. Entre los nutrientes que aporta la papa destacan las vitaminas A y C, minerales como el hierro y el zinc. También posee 189 % más de antioxidantes, sobre todo en su cáscara, y su consumo genera solo 89 kilocalorías, dado que tiene 35 % de materia seca.

Su fácil digestión permite que la papa sea consumida por personas de todas las edades, teniendo en cuenta que al contener una alta cantidad de antioxidantes previene enfermedades degenerativas y relacionadas al envejecimiento.

Esta receta, que aporta 329 calorías, también contiene ajo, cebolla, tomate, aceite vegetal, leche evaporada, queso, huevo, pimienta negra, sal, fideo tallarín crudo, huacatay.

Sancochado

El sancochado es una de las sopas más populares del Perú. Tiene como ingredientes centrales el camote y la yuca.

El camote es una gran fuente de vitaminas A, C, B6 y minerales como calcio, hierro, magnesio y potasio, que reducen el riesgo de hipertensión arterial y accidentes cerebrovasculares. Este tubérculo debe su característico color anaranjado a los betacarotenos, cuyas propiedades ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, así como a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y prevenir el cáncer.

A su vez, la yuca es un tubérculo cultivado desde hace más de 4,000 años en Sudamericana y destaca por sus propiedades nutricionales similares a la papa. Es un superalimento con alto contenido de hidrato de carbono, molécula orgánica que aporta mucha energía. Además, es rica en vitaminas A, B1,B2,B3, C y E, así como minerales como calcio, hierro, fósforo, magnesio y potasio, esenciales para un óptimo desarrollo y funcionamiento del organismo, sobre todo del sistema inmune.

Otros ingredientes de este suculento potaje, que aporta 252 calorías, son arroz, col crespa, hierbabuena, zanahoria, pulpa de res, papa blanca y sal.

Sopa de trigo

La sopa de trigo es una receta nutritiva y deliciosa de origen andino, un plato potencialmente energético dado que entre sus ingredientes destaca el trigo.

Aunque no es oriundo del Perú, el trigo es un alimento muy energético que destaca por su alto valor en proteínas, que ayudan a la recuperación y desarrollo de los músculos. Asimismo, contiene calcio, necesario para preservar huesos y dientes, así como hierro, que combate problemas de anemia y estimula la generación de glóbulos rojos.

Este suculento plato, que aporta 110 calorías, se prepara también con apio entero, nabo, orégano fresco, poro sin hojas, res, panza de mondongo, sal, zanahoria, cebolla y aceite vegetal.

Inchicapi

El nombre de este potaje emblemático de la Amazonía peruana proviene de los vocablos quechuas “inchik”, que significa maní, y “api”, que significa sopa. Al inchicapi se le considera la “sopa del poder” para los habitantes del oriente peruano, dado que otorga las energías necesarias para sobrellevar sin cansancio la jornada laboral diaria y es ideal en temporada de friaje en la selva.

Su receta incluye presas de gallina, maní, harina de maíz y sachaculantro, ingredientes con una gran cantidad de proteínas ideales para el eventual friaje amazónico o para cualquier ocasión especial. Se sirve acompañado de arroz graneado y una porción de yuca cocinada.

Parihuela

Esta sopa creada por los pescadores peruanos como un alimento reparador tras las largas y agotadoras faenas en el océano, sobre todo en temporada de frío, debe su nombre a los tablones de madera utilizados en las caletas para colocar los contenedores que albergan los recursos hidrobiológicos extraídos del pródigo mar de Grau.

Se trata de un consistente caldo que incluye diversos productos del mar como pescados (corvina, cojinova, machete, cabrilla, mero y otros) enteros o en trozos, y mariscos de todo tipo (cangrejos, choros, conchas de abanico, langostinos, entre otros) que se cocinan en agua que se vierte sobre un aderezo preparado con ajo, cebolla, aceite vegetal, ají amarillo, ají panca, sal, pimienta, chicha de jora, cerveza negra y culantro, al que se añade “salsa madre”. Esta sopa, que se sirve con rodajas de limón y de rocoto, es considerada un poderoso revitalizante, termorregulador y sanador de toda clase de afecciones a la salud.

Related posts

Huánuco: la ciudad del mejor clima del mundo cumple 483 años de fundación

Maco

Ucayali: CITEforestal Pucallpa certifica a 61 internos de penal en carpintería industrial

Maco

La Libertad: estudiantes realizan campaña contra la anemia en zonas vulnerables de Ascope

Maco

Leave a Comment