Mudo Social – Noticias del Perú
Medio Ambiente

Buscan 80 millones de dólares para cuidar un paraíso secreto y crear un corredor biológico entre Chile y la Argentina

Lo que se conoce globalmente como “capitalismo verde” incluye entre otras cosas, el involucramiento de filántropos y grandes organizaciones de benficencia en ambiciosos proyectos de conservación. En el Valle de Cochamó, sur de Chile, haciendo frontera con El Bolsón, existe un tesoro de la naturaleza que un puñado de estos expertos intenta, como sea, salvar. Han lazado una canasta y buscan juntar a fuerza de donaciones casi 80 millones de dólares para poder lograrlo. Si eso pasara quedaría diseñado entre Chile y la Argentina uno de los corredores biológicos más impactantes del mundo. Se han propuesto un plazo de dos años para lograrlo.

El punto de partida lo establece el siguiente lema: “Protege Cochamó para proteger la Patagonia”. Es la premisa para ingresar en el universo fascinante de la reserva “Hacienda Puchegüín”. Se trata de un terreno privado de 133 mil hectáreas, ubicado en Cochamó, al sur de Chile, que resulta único por su riqueza natural y cultural. Hogar de bosques nativos, glaciares y especies en peligro de extinción. Por años el lugar se ha visto amenazado por industrias de alto impacto -hidroeléctricas, forestales, mineras- y desde 2022 está a la venta.

Cochamó es conocida internacionalmente como el ‘Yosemite de Sudamérica’ por sus grandes murallas de granito. La inmensidad de Puchegüín conforma un rico ecosistema de bosques de alerces milenarios únicos en el mundo, paredones de piedra, glaciares, humedales y aguas cristalinas donde residen especies endémicas y en peligro de extinción. Con ello han convivido generaciones de comunidades rurales, con una vida profundamente enlazada a la tierra.

Sin embargo, este paraíso natural está en riesgo. A diferencia de las más de 1.630.000 hectáreas de áreas protegidas chilenas y argentinas que la rodean, Puchegüín carece de mecanismos de protección ambiental. Puchegüín está en venta desde 2022, lo que ha incrementado aún más el riesgo y, con ello, la preocupación de la comunidad local y de las organizaciones que trabajan para proteger la zona.

Es en ese contexto surge Conserva Puchegüín, una alianza internacional de organizaciones de conservación liderada por la ONG local Puelo Patagonia e integrada también por The Nature Conservancy, Freyja Foundation, Patagonia Inc. y Wyss Foundation. Estas últimas tres organizaciones trabajan en diferentes proyectos en la Argentina. Pero ahora, todas se unieron para movilizar fondos, en Chile y en el mundo, y de ese modo adquirir y proteger la naturaleza y la cultura de Puchegüín. Buscan comprar esa tierra en venta para convertirla en área protegida.

“Desde una amenaza vimos una oportunidad única y actuamos para conservar un territorio de alto valor ambiental y cultural. Esta campaña es el comienzo para cumplir un sueño que queremos lograr de la mano de la comunidad local, en el que las actividades tradicionales se vean fortalecidas con la conservación y el turismo de naturaleza”, Andrés Diez, Director Ejecutivo de Puelo Patagonia.

La puesta en venta de Hacienda Puchegüín, en 2022, aumentó la preocupación de Diez. referente de la comunidad local, de la científica y de las organizaciones que venían trabajando desde hacía años en la protección del Valle Cochamó. “Preocupaba que pudiera llegar un nuevo propietario sin una mentalidad conservacionista, y sin conocimiento ni respeto por el territorio y su población”, dice. Existían los riesgos que acechan a las grandes naturalezas sin custodia ni protección legal: riesgo de fragmentación de la tierras en loteos, de turismo no regulado, de proyectos industriales de alto impacto y de incendios forestales, entre otras variantes. “Así fue como Conserva Puchegüín se formó para hacer frente a esa posibilidad y asegurar la protección del ecosistema y la población de Puchegüín para siempre”, dice el manifiesto fundacional.

Más sobre el valor del área: la Patagonia cumple un rol esencial en la lucha contra el cambio climático, siendo el segundo sumidero de carbono del continente. Los extensos bosques, turberas y humedales de la Patagonia chilena almacenan aproximadamente el doble de carbono por hectárea que el Amazonas. Sólo Puchegüín alberga más de 58.819 hectáreas de bosque primario – en alarmante disminución en el mundo – y una extensa red hidrográfica, que trabajan para capturar y almacenar carbono.

Related posts

Santuario Nacional Ampay: Isla biológica de los Andes celebra su 35 efeméride de creación

Alba Luz Rueda Vargas

advierte que persiste la presencia de petróleo en cinco playas de Ventanilla y Ancón

El ciclón ya golpea a Georgetown en Carolina del Sur y las autoridades temen una “paliza”

Maco

Leave a Comment