Mudo Social – Noticias del Perú
Deporte

Uruguay se da un festín de goles frente a Bolivia en la Copa América

Con perfil bajo pero solidez y contundencia, Uruguay se recibió de candidato silencioso, en puntas de pie. Máximo campeón continental —junto a Argentina, con 15 títulos—, la Celeste arrasó 5-0 a Bolivia en Nueva Jersey y sumó su segundo triunfo consecutivo en la Copa América 2024. La selección de Marcelo Bielsa no tiene el cartel de Argentina —campeón del mundo y con Lionel Messi— ni el glamour de Brasil ni, tal vez, el encanto de Colombia, pero es un equipo que en las dos primeras fechas presentó credenciales y variantes para intentar pelear por el título hasta el final.

Aunque Uruguay lidera el Grupo C con puntaje ideal (6 puntos y +7 en diferencia de goles), desde las matemáticas todavía no aseguró su clasificación a los cuartos de final. En realidad, a su pase a la próxima ronda solo le falta un formalismo que, salvo una catástrofe deportiva, ya puede darse por descontado. Tras su debut 3-1 ante Panamá y la goleada de este jueves contra una deshilachada Bolivia, a Uruguay le alcanzará el próximo lunes un empate y hasta una derrota por pocos goles contra una Estados Unidos (3 puntos, +1) desesperada, al borde del precipicio.

A la selección local tal vez ni le alcance con ganar y tendrá que esperar un guiño del otro partido del día. En racha tras su histórico triunfo de este jueves ante el país organizador, Panamá (3 puntos, -1) buscará aprovecharse de una Bolivia en blanco, sin unidades ni goles a favor (0 puntos, -7), para conseguir el segundo boleto del Grupo.

Ocho goles en 180 minutos no son casualidad ni algo cotidiano, al punto que Uruguay no sumaba esa cantidad de tantos en sus dos primeras presentaciones de una Copa América desde la edición 1967, cuando venció consecutivamente 4-0 a Bolivia y 4-0 a Venezuela. El último 5-0 de la Celeste en el torneo continental sucedió aún más lejos, en 1959, es decir hace 65 años, cuando apabulló por ese marcador a Argentina en Guayaquil. La Uruguay de Bielsa llega tan sobrada a su cierre de primera fase que hasta tal vez, ya pensando en los cuartos de final, presente algunos suplentes contra Estados Unidos. ¿Será el momento de la titularidad para Luis Suárez, que este jueves ante Bolivia, a sus 37 años, ingresó -ovacionado por el público- justamente a los 37 minutos del segundo tiempo?

Uruguay no sólo gana. También desquicia a sus rivales. Los desgasta en el mediocampo y los liquida en ofensiva. La versión más ofensiva de la Celeste que se recuerde en los últimos años –o incluso décadas- se deshizo psicológicamente de Bolivia en apenas 21 minutos, los que tardaron Facundo Pellistri y Darwin Núñez en marcar el 2-0 parcial y sentenciar el partido, que desde entonces dejó de tener tensión y se pareció más a un amistoso que a una competencia oficial. Tras la jugada en tándem con Maximiliano Araujo, el gol del delantero del Liverpool de Inglaterra –tan en racha que convirtió 10 tantos en los últimos siete partidos de Uruguay- confirmó además que encontró una gran sociedad con el atacante del Toluca, elegido el mejor jugador de la noche.

Ya en el segundo tiempo, tras largos minutos en los que Uruguay pareció regular su esfuerzo físico, el propio Araujo marcó el 3-0 a los 32 minutos luego de una gran asistencia de Nicolás De la Cruz, mientras que Federico Valverde, tras avanzar 50 metros con la pelota y ensayar una pared con Pellistri, convirtió el 4-0 a los 36. Un cabezazo del ingresado Rodrigo Betancur a los 43, a la salida de un centro de Giorgian de Arrascaeta, marcó el 5-0 final.

A esa altura, en verdad desde mucho antes, Bolivia ya estaba entregada a una nueva capitulación, resignada a ser la selección menos competitiva de América del Sur y, tal vez, de este torneo. De perder el lunes ante Panamá, Bolivia sumará 15 derrotas consecutivas en la Copa América y se acercará al récord negativo que sumó Ecuador entre 1939 y 1945, cuando perdió 17 partidos seguidos.

Trepada al segundo puesto de la tabla de posiciones en las Eliminatorias de la Conmebol para el Mundial 2026, con recientes triunfos ante Brasil en Montevideo y contra Argentina en Buenos Aires, la Uruguay de Bielsa trasladó a la Copa América de Estados Unidos su gran momento en Sudamérica. Es, además, un equipo que huele a joven, con presente y futuro, sintetizado en un mediocampo con colmillo y juego entre Manuel Ugarte (23 años, París Saint Germain) y el propio Valverde (Real Madrid), capitán a sus 25 años. Incluso Darwin Núñez (25), Pelllistri (22, del Granada) y Maximiliano Araujo (24) confirman esa tendencia generacional. Aunque suene a herejía, la época de Suárez y Edinson Cavani (no convocado por Bielsa, renunció a la Celeste hace pocos días) hoy es un glorioso pasado.

Mientras Perú y Chile viven momentos de transición, parecía que Uruguay sufriría la salida de Oscar Washington Tabárez, el Maestro que había dirigido a la Celeste en las últimas seis Copas América, entre 2007 y 2021, incluida la del título en Argentina 2011, el único uruguayo en este siglo. Sin embargo, y aún a la espera de la etapa decisiva del torneo, el equipo de Bielsa recorre Estados Unidos con una nueva piel, siempre celeste, siempre en perfil bajo, pero con más documentos para soñar que nunca.

Related posts

Ricardo Gareca se va de Perú: no renovó contrato con la selección peruana

Maco

Roger Federer anunció su retiro del tenis: adiós a una leyenda

Maco

¡Se va a París 2024! Kimberly García clasificó a los Juegos Olímpicos del próximo año

Andres Vanegas

Leave a Comment