Mudo Social – Noticias del Perú
Economía

Inflación sacude confianza de la Fed en bajada de tasas, pero no parece que la haya quebrado

Las autoridades de la Reserva Federal salieron de su reunión de política monetaria de enero en busca de una “mayor confianza” en que la inflación se encontraba en una senda descendente sostenible, un criterio notablemente endeble que establecieron para determinar cuándo podría empezar a recortar las tasas de interés el banco central estadounidense.

En lugar de ello, se han visto sacudidas por el aumento vertiginoso de los precios de los servicios, un crecimiento del empleo que sigue sorprendiendo al alza y unos costos de la vivienda que están trepando más deprisa de lo previsto.

Lejos de la confianza, la cuestión a la que se enfrentan en la reunión de dos días que concluye el miércoles es si los progresos en la inflación se han estancado y, en tal caso, si la tasa oficial de la Fed debe permanecer en el actual intervalo del 5%-5,25% más de lo que todos -inversores, consumidores, políticos y los propios funcionarios de la entidad- esperaban.

Esta horquilla se fijó en julio, tras una ronda histórica de agresivo endurecimiento monetario provocado por el repunte de la inflación, que tocó máximos de 40 años. Las nuevas proyecciones económicas, que se publicarán a las 1800 GMT junto con una nueva declaración de política monetaria, mostrarán si los funcionarios aún esperan reducir la tasa en tres cuartos de punto porcentual este año, una perspectiva que han mantenido desde diciembre y que se basaba en la continua disminución de la inflación.

En la rueda de prensa posterior a la reunión, el presidente de la Fed, Jerome Powell, explicará con más detalle la nueva declaración de política antes de ser interrogado sobre si su reciente comentario de que la entidad “no está lejos” de tomar una decisión sobre un recorte inicial de tasas siendo cierto a la vista de un aumento de los precios más rápido de lo previsto.

Otro punto clave es si el comunicado seguirá refiriéndose a la inflación como “elevada”, un adjetivo que la Fed usó durante toda la actual fase de restricción del crédito y que podría eliminar para señalar que un recorte es inminente.

Powell estará bajo la presión de ambos lados del debate, ya que algunos economistas ven indicios de que la inflación se está alojando en niveles demasiado por encima del objetivo anual del 2% de la Fed como para ignorarlos, mientras que otros esperan que una próxima desaceleración del crecimiento económico y de la contratación mantenga moderadas las presiones sobre los precios y justifique pronto recortes.

En vísperas de la reunión de la Fed de esta semana, las principales empresas de inversión redujeron los recortes de tasas previstos para este año.

Goldman Sachs (NYSE:GS) pasó de prever un recorte de un punto porcentual en 2024 a tres cuartos de punto. Roger Aliaga-Díaz, de Vanguard, dijo que entre los datos recientes y una Fed “cauta”, “es totalmente posible que la Fed no esté en condiciones de recortar las tasas este año” en absoluto.

Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics -uno de los primeros en pronosticar correctamente el drástico descenso de la inflación a lo largo del año pasado, en el que se basa la tesis del “aterrizaje suave”, ampliamente aceptada en la actualidad-, afirmó que los hogares con escasos ahorros están ahora más “expuestos” a las estrictas políticas crediticias de la Fed. Además, indicó que los sondeos sobre pequeñas empresas sugieren que la contratación podría ralentizarse bruscamente en los próximos meses.

Algunos congresistas demócratas también han acribillado a Powell con peticiones de recortes de tasas. Con una inflación general del 2,4% en enero según la medida preferida de la Fed -el índice de precios de los gastos de consumo personal-, argumentaron en una carta abierta al jefe del banco central el 18 de marzo que mantener una política monetaria tan restrictiva no es necesario y ponía en riesgo la actual expansión económica.

La Fed está lidiando con otras cuestiones que podrían ponerse de manifiesto al final de la reunión, incluyendo si un reciente salto en la productividad o los cambios en la oferta de mano de obra han elevado el potencial de la economía, si las tasas subyacentes también han aumentado y si es el momento de frenar la disminución mensual de las tenencias masivas del banco central de bonos del Tesoro y otros activos.

La decisión más apremiante, sin embargo, es cuándo comenzar los recortes de tasas, un “pivote” que lleva en marcha desde fines del año pasado.

La Fed ha ido sentando las bases de forma constante, pero no se ha comprometido a fijar una fecha para el inicio del ciclo de relajación, en parte porque las autoridades creen que el peor de los casos sería que la inflación se estancara o reacelerara tras haber empezado a reducir los costos de endeudamiento.

Este es un problema que se evita en gran medida esperando a bajar los tipos, mientras que la fortaleza de la economía -que se refleja en un fuerte crecimiento económico y una tasa de desempleo que se mantiene por debajo del 4%- también ha reforzado la tendencia a esperar.

Los bancos centrales de todo el mundo están haciendo el mismo tipo de análisis mientras diseñan un cambio de época en las condiciones financieras, pasando de años de tipos cercanos a cero o incluso negativos a una era en la que muchos analistas esperan que los costos de los préstamos se mantengan por encima de la tasa de inflación, un punto de referencia significativo que significa que el dinero prestado tiene un coste “real”.

El Banco de Japón puso fin el martes a su experimento -y posiblemente al del mundo- con las tasas negativas al aprobar su primer alza de los costos de endeudamiento en 17 años, sumándose así al endurecimiento mundial de la política monetaria desencadenado cuando la pandemia del COVID-19 y otros factores provocaron un estallido mundial del aumento de precios.

Si Powell es fiel a su forma reciente, es probable que el miércoles recorra un camino intermedio, reconociendo que la inflación sigue siendo pegajosa, pero manteniendo la expectativa de referencia del banco central de que las presiones sobre los precios seguirán disminuyendo, aunque lentamente, y acabarán allanando el camino para que las tasas bajen.

 

Ryan Sweet, de Oxford Economics, escribió esta semana que la Fed “seguirá sin comprometerse sobre el momento de la primera bajada de tasas, ya que la inflación ha sorprendido al alza y no hay fisuras evidentes en la economía”. Si hay un cambio en las perspectivas, dijo, sería hacia menos recortes y más tardíos.

“Aunque la Fed sabe que la desinflación está en camino, la gestión del riesgo podría llevarla a prometer menos recortes de tasas este año y, potencialmente, a cumplirlos en exceso”, afirmó.

Related posts

Más de mil tractores inundan calles de Bélgica en protesta de agricultores

Maco

Wall Street al alza por informe de inflación más bajo de lo esperado

Andres Vanegas

Guatemala: por qué la mayor economía de Centroamérica tiene uno de los peores coeficientes intelectuales del mundo

Andres Vanegas

Leave a Comment